logo_bg We Can Cure Alzheimer's Now
 
 

Consiga ayuda

Departamento de Asuntos de Ancianos Iniciativa de la enfermedad del Alzheimer Clínicas de Trastornos de Memoria

El estado de La Florida ha designado 15 clínicas de trastornos de memoria que proporcionan evaluaciones exhaustivas, servicios de diagnóstico y tratamiento para individuos que exhiben síntomas de la enfermedad del Alzheimer y trastornos de memoria relacionados. Actualmente, el estado de Florida financia 13 de las 15 clínicas de trastorno de la memoria. La clínica también desarrolla programas de formación y materiales para llevar a cabo formación de asistentes domiciliarios, proveedores de servicios paliativos y profesionales de la salud al cuidado de personas con Alzheimer y trastornos de memoria relacionados.

Además, las clínicas de trastornos de memoria se encargan de realizar investigaciones aplicadas relacionadas con el servicio y son seleccionadas junto con el Departamento de Asuntos de Ancianos. Las clínicas se establecen en escuelas médicas, hospitales de enseñanza y hospitales públicos y privados sin ánimo de lucro por todo el estado de acuerdo con la sección 430.502, estatutos de La Florida.

Las siete señales de aviso de la enfermedad del Alzheimer

Por Eric Pfeiffer, Doctor en Medicina

El propósito de esta lista es notificar al público de las señales de aviso de uno de los trastornos más devastadores que afectan a la gente mayor – la enfermedad del Alzheimer. Que alguien exhiba algunos o incluso la mayoría de estos síntomas no significa definitivamente que padecen la enfermedad. Pero sí significa que deberían ser examinados a fondo por un especialista médico cualificado para evaluar trastornos de memoria, tal y como un neurólogo o psiquiatra, o por una clínica de trastornos de memoria, con un equipo completo de expertos que conozcan a fondo los problemas de memoria.

Las siete señales de aviso de la enfermedad del Alzheimer son:

 1. Hacer la misma pregunta una y otra vez

 2. Repetir la misma historia, palabra por palabra, una y otra vez.

 3. Olvidarse de cocinar, o de cómo hacer arreglos o jugar a las cartas – actividades que previamente se hacían regularmente y con facilidad.

 4. Perder la capacidad de pagar facturas o cuadrar el talonario de cheques.

 5. Perderse en lugares conocidos o extraviar objetos domésticos.

 6. No bañarse o llevar la misma ropa todos los días insistiendo en que se han bañado o que su ropa todavía está limpia.

 7. Depender de otra persona, como el cónyuge, para tomar decisiones o responder preguntas que previamente hubieran respondido ellos mismos.